Sobre hipotecas

La teoría del cisne negro en las hipotecas. ¿Cuántas veces ha pasado?

07 may. 2023
TIEMPO DE LECTURA: 5 Mins

teoria cisne negro hipotecas

¿A quién no le gustaría poder predecir el futuro? Así podrías evitar errores y también catástrofes. Por desagracia, ni Nostradamus ni nadie ha sido capaz de hacerlo de forma consistente. 

¿Conoces el término “cisne negro”? Pues hemos vivido unos cuantos y ahora estamos inmersos en uno. No te preocupes y sigue leyendo. 

Qué es la teoría del cisne negro

Un cisne negro es una metáfora sobre un hecho improbable, que normalmente nadie ha sido capaz de prever y que ocurre por sorpresa. Un ejemplo de cisne negro sería el ataque a las Torres Gemelas de Nueva York en 2001 o, más recientemente, la pandemia mundial por COVID-19. 

El término cisne negro y toda la teoría del cisne negro fueron desarrolladas por el economista Nassin Nicholas Taleb, hoy aupado al estatus de gurú financiero y autor de Best Sellers.  

En su obra "El cisne negro: el impacto de lo altamente improbable", escrita en 2008, Taleb explica cómo hasta su llegada a Australia, los europeos pensaban y aseguraban que no había cisnes negros. Era algo que no existía y que, además, era imposible, hasta que lo fue con el avistamiento de la primera ave de este tipo. 

Esa metáfora es la que después sirve para explicar cómo hay sucesos difíciles de prever, casi imposibles pero que, aun así, pueden suceder.  

¿Cuándo se considera un evento como ‘cisne negro’?

 En su libro, Taleb establece las tres características que tiene un cisne negro. Cualquier evento que se catalogue como tal debe cumplir los siguientes tres requisitos:  

Ser un hecho inesperado. Por ejemplo, antes del Covid un autor propuso una novela que precisamente trataba sobre un hecho similar y se descartó por inverosímil. En resumen, es un suceso imprevisible, pero no imposible 
Tener un gran impacto, tanto en su ámbito más inmediato como en un ámbito global. De nuevo, el COVID 19 ya hubiese tenido consecuencias si se hubiese limitado a China, pero escaló a nivel mundial. En esta misma línea, cuando el Ever Green encalló en el canal de Suez (algo posible, pero improbable), tuvo un impacto en el transporte marítimo mundial.  
Son de predictibilidad retrospectiva. Eso quiere decir que, en su momento, se veían como sucesos muy improbables. Sin embargo, una vez pasan, es posible ver signos de por qué han sucedido e incluso avisos de que podía pasar.  
Los eventos que cumplen con estas condiciones se consideran cisnes negros. Y no es que no puedan preverse, es que la probabilidad de que ocurran es tan limitada que muchas veces no compensa preparase ante ellos.  

Aquí verás algunos ejemplos a lo largo de la historia. Entre los cisnes negros más conocidos en el plano económico y social encontramos casos como: 
La Gran Depresión, que comenzó con el crac del 29 en Estados Unidos... 
Black Monday de octubre de 1987, en el que la bolsa cayó un 22,61%. 
El ataque a las Torres Gemelas en 2001. 
La quiebra de Lehman Brothers y la crisis de 2008.  
La pandemia global por COVID-19, de la que incluso se alertó en un informe de Riesgos Globales del Foro Económico Mundial 2007 con el ejemplo de una enfermedad surgida en Asia (tenía carácter ficticio). 
La reciente quiebra de Silicon Valley Bank, cuyos efectos todavía están por ver, pero que ha cogido a los mercados desprevenidos.  

Qué cisnes negros ha habido en las hipotecas

Las hipotecas no son ajenas a la aparición de cisnes negros. De hecho, ya estuvieron en el centro de la crisis de 2008 por el impago masivo de préstamos hipotecarios en Estados Unidos y la crisis del sector inmobiliario. 

Ahora vuelven a estar en el centro de lo que todavía no se puede considerar un cisne negro hipotecario, pero sí desde luego un hecho anómalo o imprevisto: la subida repentina y drástica de los tipos de interés en Estados Unidos, primero, y en Europa, ahora, que se ha traducido en una subida del euríbor. 

En realidad, más que de un cisne negro en las hipotecas se puede hablar de un daño colateral de otra serie de eventos más o menos previsibles que han terminado por hacer crecer la inflación, que es la que ha obligado al Banco Central Europeo (BCE) a subir los tipos de interés para combatirla, lo que a su vez ha disparado el euríbor y el tipo de interés de las hipotecas variables y de las hipotecas fijas nuevas. 

¿Y cuáles son los eventos que han llevado a esta situación?  

Por un lado, los rescoldos del cisne negro del COVID, que obligó a los bancos centrales a reducir los tipos para fomentar el crecimiento y recalentó todavía más la economía y los precios (más dinero en circulación equivale a más consumo y subidas de precios). También el COVID ha sido el causante de parte de los problemas en la cadena de suministro, lo que también ha contribuido a la escasez de ciertos productos y su encarecimiento.  

Por otro lado, la guerra en Ucrania ha disparado el precio de la energía, contribuyendo al aumento de la inflación.  

Estos eventos son los que han llevado a la subida de tipos y el encarecimiento de las hipotecas. Primero, las hipotecas a tipo variable que había que renovar. Segundo, las nuevas hipotecas, que también recogen esa subida, aunque todavía hay hipotecas interesantes que se ajustan a tus necesidades 

Las publicaciones en el Blog de UCI, tratan temas de actualidad que pretenden ser de utilidad para nuestros lectores. No obstante, es posible que algunos de los post menos recientes contengan información no actualizada. Por ello es necesario que compruebes siempre la fecha de publicación del post.

  • satisfaccion

    Con explicaciones claras y la letra bien grande.

  • gestorpersonalizado_icon

    De persona a persona. Hoy te inscribes, mañana te llamamos.

  • producto-personalizado

    Adaptado a tu vida, la hipoteca que te queda como un guante.