El tipo de interés de una hipoteca: cómo se decide y por qué

Escuela de hipotecas
15 ene. 2023
TIEMPO DE LECTURA: 5 Mins
tipo interes hipoteca

Al buscar y analizar qué tipo de hipoteca te conviene es normal que te asalten numerosas dudas. De hecho, hay dos preguntas muy recurrentes que afectan prácticamente a todos las hipotecas: qué tipo de interés escoger para el préstamo y si los seguros de la hipoteca son obligatorios.

En este artículo vamos a responder a ambas cuestiones y conocerás de forma clara la diferencia entre una hipoteca a tipo fijo, a tipo mixto y la opción de las hipotecas variables. 

 

¿Cuál es la diferencia entre una hipoteca fija y una hipoteca variable?


En el mercado hipotecario conviven tres tipos de hipotecas según el tipo de interés:

Hipotecas a tipo fijo.
Hipotecas a tipo variable.
Hipotecas mixtas.

En una hipoteca a tipo fijo el tipo de interés que pagas no cambia durante toda la vida del préstamo, de ahí su nombre. Su principal ventaja y característica es esa, que sabes lo que vas a pagar cada mes desde el principio.

Por el contrario, con una hipoteca a tipo variable el tipo de interés sí que cambia con el paso del tiempo porque para calcularlo se usa un índice de referencia, normalmente el euríbor. Lo que se hace es sumar al euríbor un diferencial o porcentaje añadido y revisar cada 6 o 12 meses cómo ha evolucionado el índice. 

En cada revisión el tipo de interés a pagar y por extensión, la cuota del préstamo variará en función de lo que haga el euríbor.

Por último, existe una modalidad de hipotecas mixtas que han empezado a ganar protagonismo en los últimos años. Este tipo de préstamo combina un periodo inicial a tipo fijo con otro variable después. Es decir, empiezas pagando un interés fijo durante entre 2 y 10 años y después se activa un tipo variable para el resto de vida de la hipoteca. 

¿Cómo se decide el tipo de interés de una hipoteca? 


La decisión entre una hipoteca a tipo fijo, variable o mixta tiene una parte económica y otra personal. 

La económica pasa por estudiar la evolución del euríbor y los tipos de interés del dinero y tratar de adelantarse a lo que pueda pasar a largo plazo. Hacerlo es posible, pero también extremadamente complicado. 

En teoría, si prevés que el tipo de interés del dinero subirá, una hipoteca a tipo fijo puede protegerte ante ese aumento, aunque será más cara como punto de partida.

¿Y la parte personal? Esta es quizás la más relevante y tiene que ver con el nivel de seguridad que busques. Con una hipoteca a tipo fijo sabrás siempre lo que vas a pagar, por lo que podrás organizar mejor tus finanzas a largo plazo.

Además, estarás protegido ante posibles subidas del euríbor. La parte negativa es que pueden ser más caras de partida, que en ocasiones es complicado encontrar oferta atractiva y que amortizar anticipadamente el préstamo es más caro. 

Con una hipoteca a tipo variable pagarás menos al principio y tendrás más flexibilidad, pero a cambio, tu cuota puede dispararse si lo hace el euríbor. 

En pocas palabras, una hipoteca a tipo variable puede ser más barata, pero también es menos estable o segura.

¿Son obligatorios los seguros al contratar una hipoteca?


Solo hay un seguro de hipoteca que es obligatorio por ley para todas las viviendas hipotecadas: el seguro por daños e incendios. Así lo establece el artículo 8 de la Ley 1/1981 de regulación del mercado hipotecario y el Real Decreto 716/2009.

Este seguro suele incluirse dentro del seguro de hogar como una de sus coberturas, de ahí que exista la falsa creencia de que es obligatorio contratar un seguro de hogar con la hipoteca. Nada más lejos de la realidad.

De hecho, aunque este seguro sea obligatorio, ninguna entidad puede obligarte a contratar el suyo para ofrecerte la hipoteca. La ley hipotecaria de 2019 te permite contratar un seguro similar por tu cuenta y presentarlo para que te concedan así la hipoteca.

Aunque no son obligatorios, buena parte de los seguros de la hipoteca sí que son útiles. El propio seguro de hogar cubrirá la vivienda más allá de los daños por incendio, mientras que un seguro de vida te da la tranquilidad de que la vivienda quedará pagada y que tus seres queridos tendrán donde vivir si a ti te pasa algo.

¿Desgrava la hipoteca en la declaración de la renta?


Con carácter general, la deducción por compra de vivienda habitual solo beneficia a quienes compraron su vivienda antes de 2013. Si lo hiciste después, no podrás desgravar por la hipoteca en tu declaración de la renta por ese motivo, salvo que tu comunidad autónoma incluya alguna deducción específica por adquisición de vivienda habitual. 

A partir de ahí, hay dos supuestos donde sí podrás desgravar la hipoteca de tu casa en la declaración de la renta.

El primero es si has solicitado una hipoteca para hacer reformas que mejoren la eficiencia energética de la vivienda. En realidad, lo que podrás desgravar en este caso es lo que has pagado por las obras, más que la hipoteca en sí misma. 

También hay comunidades que permiten desgravar las obras de ampliación de la vivienda, lo que aplicaría igual que en el caso anterior.

El segundo supuesto son las hipotecas de pisos para alquilar. Al hacer la renta y calcular cuánto has ganado por el alquiler, podrás restar como gasto los intereses que hayas pagado por la hipoteca.

  • satisfaccion

    Con explicaciones claras y la letra bien grande.

  • gestorpersonalizado_icon

    De persona a persona. Hoy te inscribes, mañana te llamamos.

  • producto-personalizado

    Adaptado a tu vida, la hipoteca que te queda como un guante.