Contrato de reserva de vivienda: todo lo que necesitas saber al respecto

Escuela de hipotecas
28 ago. 2022
TIEMPO DE LECTURA: 5Mins
Contrato de reserva de vivienda

La acabas de ver y lo sabes. Es la casa que quieres y a un precio que te encaja. ¿Cómo puedes asegurarte de que sea tuya y nadie te la quita? Con un contrato de reserva de vivienda. 

¿No sabes lo que es o las diferencias con el contrato de arras? No te preocupes porque aquí te lo contamos todo. 

¿Qué es un contrato de reserva?



Como su propio nombre indica, es un contrato con el que te reservas el derecho a comprar la casa. Tan sencillo como suena. 
En realidad, lo que haces a través del contrato de reserva es adelantar un dinero de la futura compra de la casa para asegurarte de que te venderán la vivienda. Con este documento tú te comprometes a comprar y el vendedor a entregarte el inmueble.
El contrato de reserva incluye la cuantía que entregarás como señal de compra. Es decir, que esa entrada del piso es una parte del contrato.

Diferencia entre el contrato de reserva y el de arras 



El contrato de reserva es solo una de las vías para garantizar la compra de una casa, pero hay otras. La principal alternativa es el contrato de arras, que también se firma para asegurar la operación.

La diferencia entre el contrato de arras y el de reserva está en primer lugar en su regulación. El contrato de arras está regulado por el Código Civil, el contrato de reserva, no.

La segunda diferencia es que un contrato de arras se puede cancelar, siempre que no sean arras confirmatorias. Mientras, el contrato de reserva solo se puede cancelar si esta opción aparece de forma expresa en él. 

Por qué hacer un contrato de reserva 



La principal ventaja del contrato de reserva como comprador es que te permite ganar tiempo desde que firmas la compra de la casa. Así puedes buscar una hipoteca adecuada para ti con la tranquilidad de que el dueño se ha comprometido a vender la vivienda. Este es el principal motivo para firmar un contrato de reserva o uno de arras. 

Por su parte, el vendedor también consigue tiempo para realizar las gestiones que tenga que hacer, desde arreglos en la vivienda hasta conseguir ciertos documentos como el certificado energético de la casa

¿Cuánto dinero hay que entregar para el contrato de reserva?



Al ser un contrato privado, no hay una cantidad establecida legalmente  del dinero que tengas que dar como reserva o señal por la casa.
Lo más normal es que el vendedor decida la cantidad que quiere como señal y que ésta sea del 10% del valor de venta acordado. Si tienes una cifra concreta en tu cabeza puedes adelantarte proponiéndola directamente.

¿Cuánto tiempo dura la reserva de la vivienda?



Como con el dinero de la señal, no hay ningún plazo legal para realizar la compra. El tiempo que dura la reserva de la vivienda puede ir desde unos días hasta varios meses.
Puedes acordar el periodo que tú desees, siempre que la otra parte acepte. 

Obligaciones que asume cada una de las partes



El contrato de reserva servirá como marco del contrato de compraventa del inmueble y compromete tanto al comprador como al vendedor. 
Como comprador adquieres el derecho a comprar la vivienda en el precio y tiempo pactados y, a cambio, asumes la obligación de adquirir la casa y de pagar en los tiempos estipulados, tanto la señal como el precio final.

Por su parte, el vendedor adquiere el derecho y la obligación de transferir la vivienda por el precio acordado, aunque después reciba ofertas mejores. 
Con esto en mente. ¿Se puede anular un contrato de reserva? La respuesta es negativa. Este tipo de contrato no se puede anular salvo que incluya una cláusula que lo permita, algo que no suele ser habitual.
 

Cómo hacer un contrato de reserva



En internet encontrarás multitud de modelos de contrato de reserva que te pueden servir como guía para elaborar el tuyo. 
En cualquier caso, la información mínima que debe contener incluye:
● Datos personales de la parte compradora y la vendedora.
● Descripción de la casa, con la referencia catastral, dirección de la vivienda, superficie y también datos del garaje y trastero, si los tiene.
● Número del Registro de la Propiedad, que servirá para certificar la titularidad de la vivienda.
● Certificado de cargas, que sirve para saber si una casa tiene hipoteca u otras deudas que pesen sobre ella. 
● Cantidad que se deja como señal por la casa y que después se descontará del precio final.
● Forma de pago para el resto del dinero.
● Reparto de gastos de la compraventa entre comprador y vendedor. 
● Cláusulas de rescisión en caso de querer incluirlas.

Si tienes dudas sobre cómo hacer el contrato, recuerda que puedes acudir a un notario o a un abogado que te ayude a redactarlo. Con ambos te aseguras de que todo está correcto.
 
  • satisfaccion

    Con explicaciones claras y la letra bien grande.

  • gestorpersonalizado_icon

    De persona a persona. Hoy te inscribes, mañana te llamamos.

  • producto-personalizado

    Adaptado a tu vida, la hipoteca que te queda como un guante.