Comprar una casa: guía para primerizos

Escuela de hipotecas
26 may. 2021
TIEMPO DE LECTURA: 4Mins

Comprar una casa: guía para primerizos

¿Tienes el sueño de comprar una casa y no quieres que se convierta en pesadilla?
Eso es precisamente lo que encontrarás en esta guía para compradores primeros: un manual que te guiará paso a paso durante todo el proceso. ¡Así perderte será imposible!

Estos son los pasos que debes seguir para comprar tu primera casa con éxito y no cometer errores.

¿Qué casa te puedes comprar?

No hay nada peor que buscar casa sin un presupuesto claro. Busca una casa más cara de lo que te puedes permitir y después el resto que veas te parecerán peores. ¿El resultado? Puedes incluso terminar comprando a regañadientes ¡Así de simple!

Si no quieres empezar la casa por el tejado, ten claro cuánto puedes y cuánto quieres gastarte en tu casa, en ese orden. La pregunta clave aquí es qué casa te puedes comprar con tu sueldo.

La recomendación general es que las cuotas de la hipoteca no superen el 30%-40% de los ingresos mensuales. ¿La razón? Así podrás seguir con tus planes financieros y ahorrar para el resto de tus objetivos vitales.

Ese límite marcará el máximo recomendable que debes destinar a tu hipoteca, pero no necesariamente la casa que puedes comprarte. En el siguiente paso lo tendrás más claro.

No te olvides de los costes iniciales. ¿Cuánto dinero conviene tener ahorrado?

Comprar una casa conlleva una serie de gastos que debes ser capaz de prever. El primero son los impuestos. En una casa nueva tendrás que pagar un 10% de IVA y en una de segunda mano el porcentaje que marque el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales en tu comunidad, que estará en torno al 8%.

A estos hay que sumar los gastos de la hipoteca, que son principalmente los de tasación, notaría y gestoría.

Por último, está la cantidad máxima de la hipoteca. En el mercado hay hipotecas por el 100% del valor de la vivienda, aunque lo normal (y hasta cierto punto recomendable) es una hipoteca por en torno al 85% del valor de la vivienda.

¡Llega la búsqueda del tesoro! Busca y encuentra tu casa

Esta es la parte más divertida e importante de todo el proceso: encontrar tu casa.

¿Algún consejo para hacerlo todo más fácil? ¡Por supuesto!

  • Empieza por delimitar la zona. A poder ser, no te centres en un único barrio, amplia la búsqueda con varios que encajen dentro de tus preferencias.
  • ¿Qué tipo de casa quieres? Puedes ser nueva o de segunda mano, piso, adosado, chalet…
  • ¿Cómo quieres que sea ahora? Piensa en el número de habitaciones, si necesitarás garaje, despacho…
  • ¿Y en el futuro? Esto supone ir un paso más allá. La casa que compres hoy puede no ser la que necesites mañana. ¿Qué harás en ese caso? ¿Te importará cambiarte? ¿alquilarás o venderás la casa? Las respuestas a estas preguntas pueden ayudarte a dar con la casa que necesitas para toda una vida.

Con esos datos puedes empezar tu búsqueda en los principales portales inmobiliarios o buscar la ayuda de un gestor inmobiliario.

A partir de ahí, todo se resume en visitar, visitar y seguir visitando casas. ¡Cuántas más, mejor!

Cuando des con la casa de tus sueños tocará avanzar al siguiente paso.

Negocia y asegúrate de lo que compras

Según los datos de Idealista, la diferencia entre el precio medio de la vivienda en su portal y las ofertas que presentan los usuarios es de un 19,5%. En otras palabras, que siempre hay un margen de negociación en el precio de la vivienda. Aprovéchalo para lograr cerrar el mejor precio.

Al tiempo que negocias, asegúrate de que lo que venden es lo que compras. Es decir, averigua si la vivienda tiene deudas pendientes y que sus dueños son quienes dicen ser. La forma de hacerlo es solicitando una Nota Simple Informativa en el Registro de la Propiedad.

Cuando hayas cerrado un acuerdo, puedes firmar una reserva de compra, que es una señal que dejas para asegurarte que te guardan la casa mientras cierras la hipoteca. La alternativa es firmar un contrato de arras, que ofrece mayor seguridad jurídica como comprador.

Busca tu hipoteca

El penúltimo paso del camino para comprar tu casa. Igual que hay una casa perfecta para ti, también hay una hipoteca ideal.

Lo primero es tener claro cuáles son los elementos de una hipoteca y cómo interactúan entre sí. El error que debes evitar es fijarte sólo en la cuota a pagar. 

Lo siguiente es preguntarte qué hipoteca es mejor para ti, a tipo fijo o a tipo variable. La primera es más segura, aunque el tipo de partida es mayor. La segunda tiende a ser más económica, aunque dependerá de la evolución del euríbor.

Para simplificar la elección, puedes usar una calculadora de hipotecas que haga las matemáticas por ti. De esta forma sabrás siempre cuánto pagarás con cada una.

¿Y si necesitas dinero para reformas? Hay hipotecas que suman el coste de la reforma al préstamo para simplificarlo todo.

Firma la hipoteca y compra tu casa

El último paso de tu camino es en realidad el más simple. Una vez tienes la hipoteca, solo falta firmar el préstamo y también la compra de la casa.

Las dos operaciones se hacen el mismo día y ante el mismo notario. Una vez firmes, solo faltará registrar la operación en el Registro de la Propiedad y disfrutar de tu casa.

infografía comprar casa primerizos 

  • satisfaccion

    Con explicaciones claras y la letra bien grande.

  • gestorpersonalizado_icon

    De persona a persona. Hoy te inscribes, mañana te llamamos.

  • producto-personalizado

    Adaptado a tu vida, la hipoteca que te queda como un guante.