Las redes sociales: una solución para la compra y venta de vivienda.

  /   Tiempo de Lectura: 4 minutos
  /  Curiosidades Inmobiliarias

Internet ha cambiado la forma de llegar al público y, hoy día, las redes sociales actúan como un escaparate global para la venta de vivienda, por lo que estas plataformas digitales se han convertido en un instrumento imprescindible en la prestación de servicios inmobiliarios.  

En el siglo XXI, los ciudadanos acuden en primer lugar a internet a la hora de buscar vivienda o compradores -si lo que desean es vender su propiedad-: compartir su objetivo con sus contactos de WhatsApp, localizar comerciales inmobiliarios cercanos a través de Google, mirar la oferta de inmuebles disponibles de los portales especializados o subir un anuncio a una o varias de las plataformas existentes son algunas de las primeras medidas habitualmente puestas en marcha.  

No debemos olvidar que, solo en España, existen 25,5 millones de usuarios en redes sociales, que pasan una media de una hora al día consultando sus muros, según el Estudio Anual de Redes Sociales 2018, de IAB Spain. Por tanto, se trata de aprovechar la conectividad y el alcance que permiten las redes sociales para acercar a compradores y vendedores, agilizando el proceso.

De hecho, según la empresa proptech (Tecnología de la propiedad) Tiko, cerrar la venta de una vivienda lleva una media de 258 días pero, gracias a las utilización de las nuevas tecnologías, este plazo puede reducirse a una semana.

Como resultado, la mayoría de empresas del sector -y también los particulares a nivel individual- disponen de perfiles en redes sociales con los que promocionar los inmuebles.

¿Qué ventajas supone esta práctica para compradores y vendedores?

  • Visibilidad. La principal cualidad de las redes sociales en el Real State es el alcance que proporcionan a los contenidos, facilitando que el anuncio de una vivienda pueda ser visto por miles de personas de todo el mundo.
  • Multiplataforma. Aunque Facebook y Twitter son las redes sociales más extendidas en el ámbito inmobiliario, es frecuente disponer de cuentas en diversas redes (como Youtube, Instagram, LinkedIn, Flickr, Picasa…), con el objetivo de llegar a un mayor número de público. Además, dado que el tipo de usuarios de cada plataforma es distinto, los responsables de los perfiles pueden adaptar el contenido y el estilo del mensaje a cada colectivo, haciéndolo más atractivo para los posibles interesados.
  • Posicionamiento. Al sumar visitas a través de los perfiles en las redes sociales y aplicar sencillas pautas de SEO en las publicaciones, las webs con un buen marketing digital son mejor posicionadas en el buscador de Google, de modo que es más fácil que un internauta que desea la compra o venta de vivienda pueda encontrar a esta compañía en la red.
  • Imágenes de calidad. Las redes sociales posibilitan compartir muchas fotografías del inmueble. Eso sí, para que el impacto sea positivo, las imágenes deben ser de buena calidad y sugerentes, sin abusar del Photoshop y cuidando todos los detalles, como si de una sesión de una sesión de home-staging se tratara.
  • Vídeos. Además, las redes sociales también permiten publicar vídeos del inmueble, ofreciendo una imagen más real de la vivienda a los posibles compradores.
  • Vivienda y entorno. Para poner a disposición de los interesados una información completa sobre la venta de vivienda, dentro de estos álbumes y vídeos, es importante incluir imágenes de las zonas comunes y el entorno del inmueble. Se trata, en definitiva, de que la visualización online sea lo más parecida a una visita física del piso o casa.  
  • Simulaciones 3D. En este objetivo tienen mucho que decir las nuevas herramientas de realidad virtual, que invitan a los usuarios a realizar tours virtuales y personalizados desde el sofá. Sin duda, incluir esta tendencia inmobiliaria de 2019 es un gran reclamo para la venta de vivienda.
  • Contenidos. Junto a los anuncios con pisos y casas, las redes sociales también permiten compartir otro tipo de contenidos que pueda resultar de interés para las personas que deseen comprar o vender un piso, como infografías, ebooks, artículos de blogs… De este modo, se consigue aportar valor a los usuarios, mejorando la fidelidad de los mismos. Tanto es así que las empresas con blogs reciben un 126% más de crecimiento que aquellas que no los tienen, según el Content Marketing Institute.
  • Storytelling. A través de las redes sociales, los anunciantes pueden conectar con el público aplicando técnicas de storytelling. El aséptico anuncio de “Piso, 90 m2, céntrico” ha quedado obsoleto y, ahora, hay que explotar la creatividad para elaborar historias que resalten la personalidad de la vivienda y enganchen a los internautas.
  • Conversiones. Gracias a esta aproximación personal y directa, se logra una conversión de usuarios en clientes mayor que en cualquier otro medio de captación, según los datos de Hubspot, por lo que las posibilidades de cerrar la compra o venta de vivienda antes y a un precio más ventajoso crecen.

Conscientes del papel que juegan hoy día las redes sociales en la sociedad, en Hipotecas.com estamos presentes en Instagram, Facebook, Twitter, LinkedIn, Pinterest, Spotify y Vimeo, donde facilitamos información de interés sobre la financiación de vivienda y resolvemos cualquier duda de forma instantánea. ¡Síguenos!

Las publicaciones contenidas en Entucasa, el Blog de Hipotecas.com, tratan temas de actualidad que pretenden ser de utilidad para nuestros lectores. No obstante, es posible que algunos de los post menos recientes contengan información no actualizada, por ello es necesario que compruebes siempre la fecha de publicación del post.

Artículos relacionados