El autoconsumo eléctrico: 6 claves de la nueva ley que no puedes perderte

  /   Tiempo de Lectura: 4 minutos
  /  Actualidad de Hipotecas

¿Te gustaría apostar por las energías renovables en tu hogar, pero temes hacer frente a un largo proceso de tramitación de la instalación o piensas que la inversión no va a ser rentable? El pasado mes de octubre, el Gobierno publicó una nueva regulación sobre autoconsumo eléctrico que allana el terreno para que los ciudadanos puedan conseguir viviendas más sostenibles.

Desde Hipotecas.com, te damos las claves que trae consigo esta nueva normativa.

El autoconsumo eléctrico en España

Antes de profundizar en la norma, es conveniente aclarar que, en España, puedes acceder a la electricidad a través de dos formas: obteniéndola de la entidad privada Red Eléctrica de España, como hace la mayoría de la población, o autoabasteciéndote mediante tus propios sistemas de producción, como paneles solares o generadores eólicos.

Esta segunda opción va ganando adeptos de forma paulatina. De hecho, según el último informe de Red Eléctrica de España, en 2018, las energías renovables representaron el 40% del total de la demanda eléctrica, 6,3 puntos porcentuales más que en 2017.

Y es que con la aprobación, en octubre de 2018, del Real Decreto-ley 15/2018, de medidas urgentes para la transición energética y la protección de los consumidores, que regula las condiciones técnicas y administrativas del autoconsumo eléctrico, en nuestro país, cada vez más se están impulsando el uso de energías ‘verdes’ en los hogares. Su objetivo, como explica en la exposición de motivos de la norma, es “la descarbonización, la descentralización de la generación, la electrificación de la economía, la participación más activa de los consumidores y un uso más sostenible de los recursos”.

Claves de la nueva normativa sobre autoconsumo eléctrico

¿Dónde radica la mejora legislativa del autoconsumo eléctrico? El Real decreto incorpora una serie de novedades que favorecen el uso de energías renovables en los hogares. Estas son las principales claves de la norma:

  1. Supresión del ‘impuesto al sol’. Con la anterior legislación, si eras autoconsumidor de energía, tenías que abonar un peaje por disponer de Red Eléctrica como fuente apoyo -en caso de necesitar un extra de energía. Este gravamen, conocido como el impuesto al sol, queda suprimido con la nueva regulación. En concreto, el artículo 9.5 del decreto establece que “la energía autoconsumida de origen renovable, cogeneración o residuos estará exenta de todo tipo de cargos y peajes”.
  2. Compensación por excedentes. La legislación vigente también divide el autoconsumo eléctrico en dos modelos: los que no vierten energía a la red (es decir, consumes toda tu energía generada tú solo) y los que sí lo hacen. En este segundo caso, la norma prevé que estos autoconsumidores -siempre que la potencia total de las instalaciones no supere los 100 kW- reciban una compensación por los excedentes que depositan en el circuito general mediante el sistema de balance neto. Así, al compartir tu electricidad en la red de forma gratuita, podrás también utilizar la energía del sistema en la misma proporción sin tener que pagar por ello, por lo que la factura podrá verse reducida.
  3. Autoconsumo compartido. Hasta ahora, podías instalar paneles fotovoltaicos en tu chalet para tu autoabastecimiento, pero no podías hacer lo mismo como parte de una comunidad de vecinos, pues el autoconsumo compartido estaba prohibido. La nueva norma, en cambio, amplía el concepto de autoconsumo eléctrico, introduciendo en el mismo el autoconsumo compartido entre varias viviendas. De este modo, los propietarios de un mismo edificio ya sí pueden instalar paneles solares en los elementos comunes del bloque y beneficiarse de ellos. Además, la instalación no tiene por qué estar en el mismo edificio, sino que puede ubicarse en las inmediaciones y en líneas derivadas de un mismo transformador.
  4. Sin limitación de potencia. Otra novedad del decreto es que elimina el requisito de que la potencia de las instalaciones tenga que ser menor que la potencia de consumo, lo que propiciaba que, al final, necesitarás electricidad de apoyo de la red. Al mismo tiempo, deroga el impuesto a las baterías, con las que puedes ‘guardar’ tu propio excedente y cubrir el 100% de tu consumo eléctrico diario.
  5. Sencillez burocrática. Con la nueva normativa de autoconsumo eléctrico, los trámites burocráticos se simplifican notablemente, conllevando un importante ahorro de tiempo y de dinero, pues al agilizar el papeleo, se reducen los costes de los certificados y de los sistemas de medición y verificación homologados. En concreto, las instalaciones de producción no superiores a 100 kW de potencia para autoconsumo con excedentes no tienen que inscribirse en el registro administrativo, mientras que las que no vayan a verter energía a la red no tienen que pedir permiso a la compañía eléctrica para conectarse.

En términos generales, esta nueva regulación supone una gran mejora para el autoconsumo eléctrico. De hecho, según la Organización de Consumidores y Usuarios, el decreto posibilitará que la instalación de un solo panel fotovoltaico en una vivienda ya sea rentable, ahorrando entre 80 y 100 euros anuales en la factura eléctrica de cualquier hogar.

Las publicaciones contenidas en Entucasa, el Blog de Hipotecas.com, tratan temas de actualidad que pretenden ser de utilidad para nuestros lectores. No obstante, es posible que algunos de los post menos recientes contengan información no actualizada, por ello es necesario que compruebes siempre la fecha de publicación del post.

Artículos relacionados