La educación financiera continúa siendo la asignatura pendiente de los españoles

  /   Tiempo de Lectura: 3 minutos
  /  Escuela de Hipotecas

Como cada primer lunes de octubre, desde hace cuatro años, celebramos en España el Día de la Educación Financiera, una iniciativa promovida por el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), con el objetivo de concienciar a los ciudadanos de la importancia de adquirir una cultura financiera en cualquiera de las diferentes etapas de la vida.

Y es que, según el último informe PISA sobre competencias financieras de 2015, España se encuentra por debajo de la media (489), con una puntuación de 469. Esto quiere decir que un 24,7% de los adolescentes españoles de 15 años no alcanza el nivel mínimo de competencia, es decir, son capaces de entender el objetivo de un documento financiero pero no explicar los principales productos financieros ni tomar decisiones en su gasto cotidiano.

España, en el puesto número 10 de la lista, solo por encima de Brasil, Perú, Chile, Eslovaquia y Lituania.

El porcentaje de estudiantes que no cumplen con los conocimientos mínimos ha aumentado desde el pasado informe PISA 2012, cuando el porcentaje se encontraba en el 16,5%.

Dentro de la clasificación global, España se encuentra en el puesto número 10 de los 14 participantes, lo que nos sitúa tan solo encima de Brasil (393), Perú (403), Chile (432), la República Eslovaca (445) y Lituania (449). Por el contrario, China  encabeza la lista de los países con más conocimientos sobre finanzas, seguido por Bélgica (541).

¿Por qué es necesaria la educación financiera?

El mismo estudio PISA define a esta materia como: “el conocimiento y la comprensión de conceptos y riesgos financieros, y las destrezas, motivación y confianza para aplicar dicho conocimiento y comprensión con el fin de tomar decisiones eficaces en distintos contextos financieros, para mejorar el bienestar financiero de los individuos y la sociedad, y permitir su participación activa en la vida económica”.

Estos resultados reflejan si los jóvenes tienen las herramientas necesarias para ser  responsables con sus finanzas y a raíz de ahí, elaborar planes educativos que corrijan los defectos y potencien las virtudes de los sistemas de enseñanza de cada país.

Además, según el último estudio elaborado por la organización Junior Achievement, los niños comienzan a relacionarse con las finanzas a los seis años y tan solo dos años después reciben una renta periódica por parte de sus padres, es decir su propina o paga semanal.

Dicho informe afirma que más de la mitad de los padres no hablan con sus hijos sobre la importancia del ahorro y las consecuencias futuras que conlleva no hacerlo, lo que se traduce en que solo un 16% de los niños declara ahorrar de manera habitual y terminar depositando el dinero en una cuenta de ahorros.

Enseñar a los más jóvenes educación financiera les ayudará a convertirse en consumidores responsables, enriquecerá a los más pequeños y les ayudará en la toma de decisiones relacionadas con la economía doméstica. 

¿Cómo podemos introducir la educación financiera entre los más jóvenes?

Aunque la edad determinará los conceptos que los más pequeños de la casa puedan comprender, hay cuatro ejes sobre los cuales podemos explicar pequeños gestos cotidianos: uso del dinero, consumo responsable, riesgos del dinero y el papel que el dinero juega en la sociedad.

En la infografía, elaborada a partir de datos de la Fundación Junior Achievement, puedes ver cómo introducir estos conceptos a tus hijos.

Descarga documentos Hipotecas
DESCARGA GRATIS TU LISTA
DE DOCUMENTACIÓN NECESARIA
para solicitar una hipoteca

Las publicaciones contenidas en Entucasa, el Blog de Hipotecas.com, tratan temas de actualidad que pretenden ser de utilidad para nuestros lectores. No obstante, es posible que algunos de los post menos recientes contengan información no actualizada, por ello es necesario que compruebes siempre la fecha de publicación del post.

Artículos relacionados