Las publicaciones contenidas en Entucasa, el Blog de Hipotecas.com, tratan temas de actualidad que pretenden ser de utilidad para nuestros lectores.
No obstante, es posible que algunos de los post menos recientes contengan información no actualizada, por ello es necesario que compruebes siempre la fecha de publicación del post.

Hipotecas mixtas. Las claves para entenderlas (2020)

  |   Tiempo de Lectura: 2 minutos
  |  Escuela de Hipotecas

¿Naranja o limón? ¿Azúcar o sacarina? ¿Hipoteca a tipo fijo o a tipo variable? A veces cuesta elegir. ¿No hay una forma de tener lo mejor de los dos mundos? Mezclar no siempre tiene sentido, pero hay ocasiones en las que sí. La hipoteca mixta es el mejor ejemplo.

¿Pero qué es una hipoteca mixta?

Igual que un sándwich mixto tiene jamón y queso, una hipoteca mixta mezcla un préstamo a tipo variable con uno a tipo fijo.

Por eso mismo, para definir una hipoteca mixta, antes debemos tener muy claro cuáles son sus ingredientes y cómo se mezclan en la práctica.

Por un lado, tenemos las hipotecas a tipo de interés variable, muy populares. En estas hipotecas, el tipo de interés que pagamos va cambiando a lo largo del tiempo. Son aquellas en las que el tipo de interés se revisa de manera periódica en función de una referencia (como el euríbor) más un margen.

Por  otro lado, están las hipotecas a tipo fijo. Con estas hipotecas el tipo de interés no cambia nunca. Lo acordamos con la entidad  y se mantiene siempre, independientemente de la evolución de índices, mercados o economías.

La diferencia entre ambas es bastante clara ¿verdad? ¿Y si mezclamos los dos modelos? Pues, de hecho, exactamente eso es una hipoteca mixta.

Cómo funcionan las hipotecas mixtas

Una hipoteca mixta es la mezcla de una hipoteca a tipo variable y una a tipo fijo. Esta combinación la conseguimos dividiendo el préstamo en dos periodos de amortización: uno a tipo fijo donde el interés será el mismo por un tiempo determinado y otro donde pagaremos un interés variable.

¿En qué orden va cada tipo de interés? Todo se puede negociar, pero lo más habitual es que el tipo fijo vaya antes. Es decir, pagaremos un tipo fijo los primeros años de hipoteca y después pasaremos al tipo variable, manteniendo este sistema de revisión el resto de vida de la hipoteca.

¿Y cuánto dura cada periodo? Depende de la hipoteca mixta. En Hipotecas.com puedes elegir la duración del tipo de interés fijo desde 3 a  25 años; de este modo, tú eliges el periodo en el que quieres que se mantenga el tipo fijo.

Comprar una casa puede suponer un desembolso inicial importante (con nosotros no tiene por qué ser así, tenemos hipotecas que financian el 100% del valor de la compra). Por eso, es normal que durante los primeros años queramos tener la tranquilidad de saber que la cuota va a ser la misma, pase lo que pase. Esta es una de las ventajas de las hipotecas mixtas.

Para quién es una hipoteca mixta

A priori, una hipoteca mixta es interesante si buscamos la tranquilidad de saber que durante los primeros años pagaremos siempre lo mismo, pero queremos también beneficiarnos de un tipo variable.

La ventaja principal es que normalmente el tipo fijo inicial de un mixto será más bajo que el tipo fijo de una hipoteca a tipo fijo, lo que te permite ahorrar para amortizar si fuera necesario llegado al periodo variable.

En Hipotecas.com tu experto te informará en todo momento para que elijas el préstamo que mejor se adapte a tus circunstancias personales y financieras, ya sea una hipoteca mixta o de otro tipo. Para eso, te ofrecemos un amplio abanico de hipotecas de tipo mixto, de 3 a 25 años a tipo fijo, y el resto variable, hasta 30 años.

Artículos relacionados