10 gastos deducibles que olvidamos al hacer la declaración de la Renta

  /   Tiempo de Lectura: 5 minutos
  /  Tu casa y Tú

Algunos contribuyentes aceptan, sin más, el borrador del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas que les facilita la Agencia Tributaria, especialmente si este sale a devolver. Sin embargo, los expertos recomiendan revisar con detenimiento la información recogida, pues existen gastos deducibles que desconocemos y que podrían cambiar el resultado final de nuestra declaración.

¿Vives de alquiler? ¿Has sido padre o madre? ¿Tienes un plan de pensiones? ¿Estás afiliado a algún partido político? Todas estas son preguntas que debes plantearte en la próxima campaña de Renta. En Hipotecas.com recopilamos los gastos deducibles que no solemos tener en cuenta -pero deberíamos- a la hora de presentar el IRPF.

Situación familiar

La Agencia Tributaria no dispone de información de índole familiar sobre los ciudadanos, pero existen muchos supuestos en los que un cambio de estos parámetros permite aplicar deducciones fiscales.

Por ejemplo, la maternidad -ya sea biológica o por adopción- permite una deducción a las mujeres trabajadoras de hasta 1.200 euros, que pueden cobrarse en la declaración de la Renta o de forma anticipada, en mensualidades de 100 euros, hasta que el menor cumple 3 años, o bien durante los tres años siguientes a la fecha de inscripción en el Registro Civil o durante los tres años posteriores a la fecha de resolución judicial administrativa que declare la adopción o el acogimiento.

El matrimonio o un reconocimiento -o agravamiento- del grado de discapacidad personal o familiar son otras situaciones comunes que actúan como gastos deducibles en la Renta, a lo que hay que añadir los beneficios estipulados a nivel autonómico.

También es posible acceder a deducciones por ayudas sociales, concedidas a determinados tipos de familias, como las numerosas, las que cuenten con miembros con discapacidad o las monoparentales con dos hijos sin derecho a anualidades por alimentos.

En caso de separaciones y divorcios, la pensión compensatoria a favor del cónyuge también puede deducirse en el IRPF. En el caso de que uno de los miembros de la pareja abandonara la vivienda familiar antes de 2013, podrá contemplar como gasto deducible la hipoteca del inmueble donde residen los hijos menores, incluso aunque también incorpore el alquiler como deducción en su declaración.

Rendimientos de trabajo

En cuanto a los rendimientos de trabajo, lo más habitual es contabilizar los ingresos percibidos a lo largo del año, olvidando completamente que hay conceptos que la legislación incluye como gastos deducibles. Se trata, por ejemplo, de las cuotas sindicales y de colegios profesionales, siempre que sea obligatoria la colegiación (como en el caso de los abogados).

Hablando de letrados, también es posible deducir hasta 300 euros anuales por los gastos del abogado que hayamos soportado para defendernos en un proceso contra la empresa, o los gastos a los que hemos tenido que hacer frente como consecuencia de la movilidad laboral geográfica, con un límite de 2.000 euros, siempre y cuando se cumplan los requisitos preestablecidos.

Asimismo, los empleados en activo con discapacidad también puede desgravarse entre 3.500 y 7.750 euros, en función del grado que tengan reconocido.

Alquiler de vivienda

A pesar de que Hacienda ha eliminado la deducción estatal por alquiler de vivienda habitual, esta se mantiene para aquellos arrendamientos anteriores a 2015, permitiendo aplicar una reducción del 10% en las mensualidades, siempre y cuando la base imponible no supere los 24.107,20 euros anuales.

Junto a esta posibilidad nacional, algunas autonomías también favorecen el mercado de alquiler con gastos deducibles por las cuotas de arrendamiento y otros importes asociados (IBI o tasa de basura). Andalucía, Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Extremadura, Galicia, Madrid y Comunidad Valenciana son las comunidades donde se da esta situación.

Adquisición de vivienda

¿Y qué ocurre con la deducción por la compra de vivienda habitual? La normativa permite incluir en la declaración como gastos deducibles esta adquisición, siempre que fuera realizada antes del 1 de enero de 2013.

Para las compraventas posteriores a esta fecha no existe rebaja, aunque debemos tener en cuenta la exención de esta operación como variación patrimonial. Es decir, si vendemos nuestra residencia habitual, esta actividad puede considerarse ganancia patrimonial, por lo que tendremos que pagar más a Hacienda, salvo que hayamos destinado el dinero a adquirir una nueva vivienda habitual, en cuyo caso ambas cuantías se compensan. Quedan excluidos también los mayores de 65 años o personas en situación de dependencia severa que transmitan su vivienda habitual para crear una renta vitalicia asegurada.

Cláusulas suelo

Siguiendo con el sector inmobiliario, conviene aclarar que, si formamos parte de esos ciudadanos que han conseguido que las entidades financieras les devuelvan los intereses cobrados a partir de las cláusulas suelo, estos importes no hay que incluirlo como ingreso en la declaración de la renta salvo en determinadas excepciones.

En relación al borrador confeccionado por la Agencia tributaria, resulta oportuno acreditar por parte del obligado tributario, que estos importes han sido tenidos en cuenta, ya que aunque la Hacienda Pública suele incluir estos datos, no siempre disponen de la información bancaria actualizada.

No obstante, como señala Gestha (Sindicatos Técnicos del Ministerio de Hacienda), hay una excepción en los casos en los que el importe de estos intereses se haya cobrado en efectivo y hubiera formado parte de la deducción por inversión en vivienda habitual o de deducciones establecidas por la legislación autonómica. En estos casos será necesario regularizar dichas deducciones indebidas de los cuatro ejercicios previos no prescritos, esto es, de 2013 a 2016. Igualmente sucedería si se hubieran considerado como un gasto deducible en rendimiento por alquiler o actividades económicas.

Reforma de viviendas

Si bien, en términos generales, la rehabilitación de los inmuebles no es considerada un gasto deducible en el IRPF, existe una excepción en el caso de que la reforma se haya realizado para adaptar la vivienda a personas con discapacidad.

Planes de pensiones

Más que una deducción, estamos ante una reducción sobre la base imponible, pero en caso de contratar planes de pensiones tenemos la oportunidad de rebajar el importe final que deberemos abonar al Fisco.

Como límite, esta ventaja fiscal no puede superar los 8.000 euros anuales, o los 24.250, en caso de personas con discapacidad, ni el 30% de los rendimientos de trabajo, lo que puede suponer un ahorro de entre el 19 y el 45% de la inversión.

Donaciones y afiliaciones

Tanto si somos socios de una asociación sin ánimo de lucro, como si realizamos donaciones puntuales, podemos incluir estos conceptos como gastos deducibles, dependiendo del tipo de organización a la que lo destinemos, siempre que podamos justificarlo por la entidad financiera.

Del mismo modo, la afiliación a partidos políticos permite una deducción del 20% de las cuotas, con una base máxima de 600 euros anuales.

Inversión en nuevas empresas

Para fomentar el emprendimiento, la legislación contempla una deducción en las inversiones o compra de acciones de empresas con menos de 3 años de vida.

En estos casos, podemos rebajar otro 20% el importe gravado por estas cantidades aportadas, sin perjuicio de que podamos acceder a otras ventajas fiscales autonómicas.

Gastos escolares y de formación

Aunque a nivel estatal no existen gastos deducibles en este ámbito para rebajar el importe del IRPF, los gobiernos regionales sí permiten desgravar determinados conceptos relacionados con la formación, como el gasto en libros de texto, la inversión en cursos de idiomas o las cuotas de las guarderías.

Las publicaciones contenidas en Entucasa, el Blog de Hipotecas.com, tratan temas de actualidad que pretenden ser de utilidad para nuestros lectores. No obstante, es posible que algunos de los post menos recientes contengan información no actualizada, por ello es necesario que compruebes siempre la fecha de publicación del post.

Artículos relacionados