Enseñar a tus hijos a ahorrar es… ¡posible!

  /   Tiempo de Lectura: 3 minutos
  /  Tu casa y Tú

¿Tienes miedo de que tu hijo malgaste el dinero el día de mañana? ¿Temes que no sepa valorar las cosas porque tiene demasiadas? Cada vez más familias han empezado a preocuparse por su educación financiera y, sobre todo, por la de sus hijos. Además, comienza el nuevo año y la famosa cuesta de enero, por lo que los consejos para enseñar a tus hijos a ahorrar son bienvenidos.

Al igual que ocurre con los idiomas o los buenos hábitos alimenticios, los niños pueden aprender a ahorrar sin esfuerzo, siempre y cuando se utilicen las herramientas necesarias para hacer del aprendizaje algo divertido y estimulante. ¿No te lo crees? Pon en práctica alguna de las herramientas que te proponemos en Hipotecas.com y verás cómo enseñar a tus hijos a ahorrar es posible. Y, además, ¡divertido!

Enseñar a ahorrar a tus hijos a través de la paga semanal

Lo primero que tienes que entender es que, si quieres que tu hijo aprenda a gestionar (bien) su dinero, necesita dinero. Y ese dinero tiene que ser de verdad, nada de billetes del Monopoly, Eurix o cartulinas que posteriormente se canjean por sobres de cromos. Los niños, aunque sean pequeños, deben saber qué es el dinero y aprender a manejarlo por ellos mismos. Por eso, desde Hipotecas.com te recomendamos ofrecerles una paga semanal para que empiecen a familiarizarse, de una manera práctica, con los conceptos de gasto y ahorro.

Si, además, quieres que aprenda que el valor del esfuerzo puedes vincular esa paga a una serie de tareas, adaptadas a su edad, claro. De esta forma, si el niño cumple con el 100% de las tareas obtiene el 100% de la paga y si realiza el 50% de ellas, recibe el 50% del dinero. Si optas por esta fórmula, ten en cuenta que sus tareas deben ser fácilmente realizables porque, de no ser así, es fácil que se desmotive pronto. En todo caso, el importe del dinero no es lo más importante: lo valioso es que disponga de una cantidad –la que sea– para destinar una parte de la misma a comprar cosas que le gustan y otra al ahorro para un objetivo a medio o largo plazo.

Los botes transparentes, un buen recurso para ahorrar

Precisamente para esos objetivos que requieren varias semanas o meses de ahorro, lo ideal es que utilices botes transparentes. Al tener el contenido a la vista, los niños pueden ver de un solo vistazo cómo cada semana su ahorro crece y, por tanto, su objetivo está más cerca de ser alcanzado. Al igual que comentábamos en el punto anterior, lo recomendable es que los objetivos se puedan alcanzar en un período de tiempo más o menos corto –alrededor de un mes– para evitar la desmotivación de los más pequeños. Poco a poco, cuando ya tengan interiorizado el sentimiento de satisfacción que se genera al conseguir un objetivo de ahorro, podrán ahorrar para cosas más costosas.

Los pequeños de la casa también pueden obtener ingresos extra

Igual que tú tienes otras maneras de conseguir ingresos más allá de tu sueldo, los niños también deben saber que, en ocasiones, pueden conseguir más dinero para su objetivo de ahorro. Una de las mejores formas de conseguirlo es a través de esos juguetes que ya no usan y de los que normalmente no se quieren desprender. Ayúdales a revisarlos, elegid con ellos los que ya no utilicen y ponedlos a la venta en aplicaciones de segunda mano. El dinero recaudado podrá meterse en el bote de cristal para ayudarle a conseguir sus objetivos.

Las publicaciones contenidas en Entucasa, el Blog de Hipotecas.com, tratan temas de actualidad que pretenden ser de utilidad para nuestros lectores. No obstante, es posible que algunos de los post menos recientes contengan información no actualizada, por ello es necesario que compruebes siempre la fecha de publicación del post.

Artículos relacionados