Jardines verticales: consejos para construir uno en tu casa

  /   Tiempo de Lectura: 4 minutos
  /  Tu casa y Tú

Cada vez más personas optan por la construcción de jardines verticales en las terrazas o espacios exteriores e interiores de sus viviendas. Y es que, esta tendencia de decoración no sirve como un mero elemento estético, sino que también es una solución muy útil para quienes quieren instalar un huerto urbano y no disponen de mucho espacio horizontal.

Una de las grandes ventajas de los jardines verticales es su gran versatilidad a la hora de elegir una localización, ya que nos permiten instalarlos dentro o fuera de la vivienda utilizando únicamente una pared. Además, hoy en día, es posible crearlos con materiales asequibles como palets de madera.

¿Estás pensando en incluir un jardín vertical en tu vivienda? Echa un vistazo a estos consejos antes de ponerte manos a la obra con la construcción de tu jardín vertical.

Beneficios de los jardines verticales

Además de proporcionar múltiples beneficios para nuestra salud, si contamos con vegetación tanto en el interior como en el exterior de la vivienda, estaremos aprovechando el espacio en desuso y además reduciremos el estés y la ansiedad y mejoraremos nuestro rendimiento.

Debido a la amplia cobertura vegetal y su el comportamiento natural de las plantas como aislante, reduciremos la contaminación acústica y ambiental, de la misma manera que, por cada metro cuadrado que ocupe nuestro jardín, estaremos produciendo suficiente oxígeno como para que una persona respire durante un año.

Por otra parte, podemos reducir la temperatura de nuestro hogar hasta cinco grados en verano y, por consiguiente, el uso del aire acondicionado, lo que puede llegar a suponer al hogar un ahorro de 500 euros al año por metro cuadrado.

Otro beneficio es que las plantas brindan humedad al ambiente, lo que conseguirá que reduzcamos los niveles de sequedad y polvo de nuestra vivienda.

Consejos para la construcción de jardines verticales

1. Analiza las condiciones ambientales

Aspectos importantes para las plantas como la luz, la temperatura y la humedad sólo serán relativamente controlables dentro de nuestra vivienda. En un espacio exterior deberemos adaptarnos a las condiciones ambientales y meteorológicas del medio, por lo que a lo mejor cambiamos de idea respecto al espacio donde ubicar nuestro jardín.

2.  Elige la estructura de tu jardín vertical

Una vez decidido el tipo de jardín vertical que queremos construir, es importante armar la estructura y asentarla en la pared en la que se va a situar para posteriormente elegir el tipo de plantas. De esta manera, tendremos la ventaja de saber cómo incide la luz, cuáles son las áreas de más o menos exposición y, lo más importante, si el mantenimiento es sencillo.

No olvides tener en cuenta también la estética de la vivienda, ya que lo ideal es que vaya en consonancia con el interiorismo de la casa.

3. Reparte las zonas en función de la luminosidad

El inconveniente de los jardines verticales es que no tenemos la posibilidad de jugar con la luz como sucede con un jardín tradicional. Por eso, a la hora de construir este tipo de jardines es importante tener en cuenta que la luz no va a incidir de la misma manera para todas las plantas.

Por eso te aconsejamos que coloques en la planta baja de tu jardín vertical las plantas que no requieren tanta luz y en la parte superior aquellas que demanden más luminosidad.

4. Escoge las plantas que mejor encajen en tu hogar

Evalúa las características que dispones en el espacio que quieras destinar a tu jardín, el tiempo que puedes dedicarle y el presupuesto que quieres destinarle.

Si decides incluir un jardín vertical en el interior de tu vivienda, debes elegir plantas que se adapten a las cualidades del ambiente interior, mientras que si optas por un jardín vertical exterior debes tener en cuenta el carácter invasivo de las plantas que elijas, ya que se hará con todo el espacio en poco tiempo.

Además, es importante agrupar las plantas en función de sus necesidades de agua y de luz. De esta manera, estaremos optimizaremos el espacio y organizaremos las plantas de la manera más beneficiosa tanto para ellas como para nosotros.

5. No recargues el jardín

Lo mejor es comenzar poco a poco para ver su evolución y cómo se comportan en su nuevo hábitat. Una vez vista su evolución podrás aumentar el grupo introduciendo más especies sabiendo más concretamente el comportamiento de cada una de ellas.

6. Para regar tu jardín, opta por un sistema con circuito cerrado

A la hora de elegir el tipo de sistema de riego, te recomendamos que te decantes por un circuito cerrado para que no se desperdicie ni una gota de agua

Una vez tengamos en cuenta esta serie de consejos llega el momento de ponernos manos a la obra y para ello te dejamos unos sencillos pasos para construir tu propio jardín vertical.

No obstante, si crees que tu vivienda es demasiado pequeña para incluir jardines verticales o que tu terraza no cuenta con el espacio suficiente y aun así te gusta el concepto de introducir plantas y decorarla de una manera especial, también puedes elegir alguna de estas ideas para lucir una terraza pequeña con encanto.

Las publicaciones contenidas en Entucasa, el Blog de Hipotecas.com, tratan temas de actualidad que pretenden ser de utilidad para nuestros lectores. No obstante, es posible que algunos de los post menos recientes contengan información no actualizada, por ello es necesario que compruebes siempre la fecha de publicación del post.

Artículos relacionados