¿Cómo puedes ahorrar en la declaración de la Renta 2018 gracias a tu vivienda?

  /   Tiempo de Lectura: 4 minutos
  /  Actualidad de Hipotecas

El pasado 2 de abril comenzó el plazo para presentar la declaración de la Renta 2018, pero antes de aceptar el borrador que te propone la Agencia Tributaria¿te has parado a pensar si puedes deducir algunos gastos y lograr un mayor ahorro fiscal?  

Según el Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), los contribuyentes españoles pueden reducir el IRPF en más de 4.600 euros de media si saben aprovechar las ventajas fiscales que recoge la normativa. Por ello, en Hipotecas.com te explicamos cómo tu vivienda puede ayudarte a que tengas que pagar menos en la próxima declaración de la Renta 2018 o incluso lograr que te salga a devolver.  

Deducción por la compra de vivienda 

¿Adquiriste una casa o entregaste dinero para su construcción antes del 1 de enero de 2013? En ese caso, la Ley del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas permite que recuperes hasta el 15% de las cantidades que hayas dedicado durante el pasado año a pagar la compra o reforma del inmueble hasta un máximo de 9.040 euros.  

Así, por ejemplo, si tu hipoteca asciende a 800 euros mensuales, es decir, 9.600 euros al año, podrás deducir en la declaración el 15% sobre el límite de 9.040 euros, lo que se traduce en una reducción de 1.356 euros en el IRPF. En cambio, si la cuota es de 500 euros al mes (6.000 euros al año), sólo recuperarás 900 euros en la Renta. De ahí que resulte interesante estudiar si te conviene amortizar parcialmente la hipoteca en los 3.040 euros que aún tienes de margen para aprovechar al máximo la deducción.  

Deducción por un inmueble en alquiler 

En el caso de que tengas una propiedad arrendada, debes saber que puedes deducirte hasta un 60% del rendimiento generado por el alquiler, es decir, los ingresos percibidos a través de las mensualidades menos los gastos asociados al inmueble (como facturas de suministros, cuota de comunidad o derramas, gastos de conservación o reparación, intereses de la hipoteca, impuestos, primas de las pólizas de seguro…). 

Para ello, debes cumplir dos condiciones: que la vivienda sea usada como residencia (no como oficinas o despachos profesionales) y que, obviamente, declares estos ingresos ante la Agencia Tributaria, como obliga la ley.  

Por ejemplo, si en 2018 has ingresado 6.000 euros en concepto de alquiler y los gastos ascienden a 1.000 euros en total, sobre estos 5.000 euros de beneficio, solo tendrás que pagar el 40%, es decir, 2.000 euros, ahorrándote los 3.000 euros restantes.  

Este punto ha cambiado ligeramente en los últimos años, pues antes de 2015, el porcentaje deducible ascendía al 100%. Eso sí, solo era aplicable cuando los inquilinos tenían entre 18 y 30 años.  

¿Y qué ocurre si el alquiler es con fines turísticos? En este caso, no podrás acogerte a esta deducción del 60%, pero sí que puedes rebajar el importe de tu declaración de la Renta 2018, descontando de los ingresos percibidos los gastos propios del arrendamiento, de forma proporcional a los días en los que la vivienda ha estado arrendada. Así, si el piso ha estado alquilado 6 meses a lo largo del año, deberás calcular los gastos sobre un prorrateo del 50%.  

Deducción por inversión en vivienda habitual 

¿Has vendido tu casa en 2018? En ese caso, deberás hacer constar en tu declaración de la Renta 2018 dicha operación, tanto si has obtenido un beneficio con la venta, como si has sufrido una pérdida.  

Ahora bien, en el primer caso, tendrás que pagar a Hacienda entre un 19% y un 23% de esta ganancia patrimonial (la diferencia entre el precio por el que compraste y por el que has vendido), salvo en los siguientes casos 

  • Que seas mayor de 65 años y hayas vendido tu vivienda habitual o hayas destinado el importe de la operación a una renta vitalicia, hasta un máximo de 240.000 euros en este segundo supuesto.   
  • Que, independientemente de tu edad, hayas invertido el dinero en adquirir una vivienda habitual en el plazo de dos años antes o después de la venta.  
  • Que hayas tenido que entregar tu inmueble en dación en pago a la entidad financiera.  

Por tanto, en estos casos, a pesar de obtener un enriquecimiento con la transmisión, este beneficio no computará en el impuesto, rebajando el resultado final de la declaración de la Renta 2018.  

Deducción para arrendatarios 

No solo los propietarios cuentan con ventajas fiscales vinculadas a la vivienda a la hora de tramitar la declaración de la Renta 2018; también si resides en un piso o casa de alquiler puedes acceder a una deducción del 10,05% de las mensualidades que hayas satisfecho a lo largo del pasado año.  

No obstante, tendrás que cumplir un par de requisitos para ello:  

  • Que tu base imponible, es decir, la suma de todos los ingresos percibidos en el último ejercicio, sea inferior a 24.020 euros 
  • Que el contrato de alquiler sea anterior a 2015 

No olvides tampoco echarle un vistazo a las deducciones establecidas en tu comunidad autónoma, porque quizá también puedas beneficiarte de alguna de ellas. ¡Y recuerda que el 1 de julio es el último día para presentar la declaración en Hacienda! 

Las publicaciones contenidas en Entucasa, el Blog de Hipotecas.com, tratan temas de actualidad que pretenden ser de utilidad para nuestros lectores. No obstante, es posible que algunos de los post menos recientes contengan información no actualizada, por ello es necesario que compruebes siempre la fecha de publicación del post.

Artículos relacionados