Alquiler de viviendas: ¿amuebladas o vacías?

  /   Tiempo de Lectura: 4 minutos
  /  Escuela de Hipotecas

Es el shakesperiano ‘Ser o no ser’ de los propietarios que se decantan por el alquiler de viviendas: ¿la arriendo con muebles o sin ellos? Una cuestión que va a depender de diferentes factores, desde la prisa que tengas por ocupar el inmueble hasta el tipo de inquilino que quieres atraer.

Durante 2017, la cifra de ciudadanos que viven de alquiler alcanzó su máximo histórico, representando el 16,9% de la población, frente al 13% de 2005, según los datos del Instituto Nacional de Estadística.

Este auge del mercado de alquiler de viviendas está provocando que cada vez sean más los propietarios que deciden poner sus inmuebles en arrendamiento, pero ¿cuál es la mejor opción: ofrecer el piso con todo el mobiliario o solo con los baños y la cocina? En Hipotecas.com te damos las claves para que elijas la opción que mejor se adapta a tu situación.

Factores a tener en cuenta para el alquiler de viviendas

Arrendar tu piso o casa amueblado o vacío no es un tema baladí, pues condiciona el público objetivo al que te diriges, el grado de implicación que tendrás, el precio de la mensualidad… Para que el alquiler de viviendas se adapte a tus circunstancias, plantéate estas preguntas:

  • ¿A quién se la quieres alquilar? El hecho de que el inmueble arrendado disponga o no de mobiliario va a hacer depender el tipo de personas que quieres como arrendatarios. Así, los jóvenes, estudiantes o profesionales de paso buscan pisos o casas amuebladas en las que entrar a vivir sin mayores complicaciones, mientras que las viviendas vacías resultan más interesantes para familias o parejas de mediana edad con cierta estabilidad, que quieren conseguir una sensación de hogar adaptándolo a sus necesidades y gustos.
  • ¿Ofreces un alquiler compartido o íntegro? Lo mismo ocurre con el tipo de alquiler de vivienda que desees realizar. Si vas a arrendar el inmueble de forma íntegra, puedes optar por hacerlo con mobiliario o sin él pero, en el caso de que lo ofrezcas por habitaciones, es aconsejable que sea amueblado, ya que los posibles arrendatarios no querrán complicaciones a la hora de acomodar las zonas comunes.
  • ¿Cuándo necesitas ocupar la vivienda? Un piso vacío tardará más en estar alquilado, debido a que resulta más complicado encontrar a alguien interesado en el mismo y, al tener que habilitarlo, necesitará más tiempo para efectuar el traslado efectivo. En cambio, una vivienda amueblada está lista para ser ocupada, por lo que los plazos para arrendarla se reducen.
  • ¿Por cuánto tiempo quieres arrendarla? En el caso de alquileres de larga temporada, muchos ciudadanos prefieren inmuebles vacíos para instalarse según sus preferencias, ya que van a pasar allí años. Sin embargo, si optas por arrendamientos anuales, mensuales o, incluso, por días, te resultará más sencillo encontrar inquilinos si lo ofreces amueblado.Y es que acondicionar un piso de tamaño medio supone un gasto de entre 2.000 y 3.000 euros y pocas personas están dispuestas a asumir este desembolso si no van a amortizarla.
  • ¿Cómo de implicado quieres estar respecto al mantenimiento? Al arrendar una vivienda con muebles deberás estar pendiente de si son necesarias pequeñas reparaciones derivadas del desgaste por el uso habitual de la vivienda y es que, según la jurisprudencia, siempre que se haya realizado un uso ordinario, debe ser el propietario del inmueble quien deba hacerse cargo de las averías que supongan un coste superior a 150€,  si bien puede haber un acuerdo en contrato entre propietario e inquilino. Por el contrario, en el alquiler de vivienda vacía, al menos los enseres son del inquilino, permitiéndote estar algo más despreocupado.

  • ¿Qué mensualidad deseas conseguir? En términos generales, el alquiler de viviendas amuebladas es ligeramente superior al de un piso o casa sin mobiliario, pero tampoco en exceso, pues lo que más se valora por los inquilinos es el estado general del inmueble: ubicación, buenos cerramientos, sistema de climatización, prestaciones de la cocina y el baño…

De hecho, un arrendamiento con muebles solo incrementa la cuota en torno a un 5%, es decir, un alquiler de 300 euros sin mobiliario pasaría a ser de 315 euros si está acondicionado íntegramente. Además, como decíamos, los arreglos y sustituciones de aquellos elementos que se rompan o presenten desperfectos por su uso es competencia del arrendador, por lo que periódicamente tendrás que realizar pequeñas inversiones para el mantenimiento.

Recomendaciones para propietarios

Elijas la opción que elijas, es importante que tengas en cuenta una serie de recomendaciones:

  • Inventario. Si te decantas por el arrendamiento con mobiliario, debes realizar un inventario -y facilitarlo al inquilino junto con el contrato- en el que figuren todos los objetos y enseres con los que cuenta el inmueble a su entrada, especificando las consecuencias en el caso de roturas que no sean a causa del uso.
  • Condiciones de entrega. Si prefieres el alquiler de viviendas vacías, también es importante determinar cómo deberá el arrendatario entregar el inmueble al finalizar el contrato, pues hay que tener en cuenta que, para acondicionarlo, el inquilino tendrá que realizar agujeros o, incluso, pequeñas obras, si así está permitido.
  • Decoración. Alquilar con muebles no significa que conviertas la vivienda en un trastero con todo aquello de lo que tú o tus familiares quieren deshacerse. Si deseas conseguir un precio rentable y atraer a buenos inquilinos, es recomendable acondicionar el piso o la casa con mobiliario básico, pero en buen estado.

Cuanto más moderno y bien decorado esté, más atractivo resultará en el mercado. Tampoco necesitas realizar un gran desembolso, ya que se puede amueblar un piso por menos de 1.500 euros.

  • Flexibilidad. No descartes la alternativa de alquilar la vivienda con muebles a priori, y abrir la opción de retirar todos o parte de ellos si encuentras una persona interesada en el piso que se adapta al tipo de inquilino que buscas y te lo pide, o viceversa, es decir, amueblarlo si así lo solicita el arrendatario.

Por tanto, la decisión sobre el alquiler de vivienda no responde a una fórmula matemática; todo va a depender de tus intereses y circunstancias. Si ya has resuelto esta primera duda, seguro que estás pensando en qué precio ponerle. En este post puedes aclarar también este punto.

 

Las publicaciones contenidas en Entucasa, el Blog de Hipotecas.com, tratan temas de actualidad que pretenden ser de utilidad para nuestros lectores. No obstante, es posible que algunos de los post menos recientes contengan información no actualizada, por ello es necesario que compruebes siempre la fecha de publicación del post.

Artículos relacionados