Ahorro de energía en invierno: 5 cambios en tu hogar para reducir tu factura de la luz

  /   Tiempo de Lectura: 5 minutos
  /  Tu casa y Tú

Ahorrar en la factura de la luz es hoy más necesario que nunca. El precio de la electricidad no deja de subir y la llegada de los meses más fríos (y oscuros) no nos pone las cosas fáciles. ¡Buenas noticias! Hay muchos cambios que puedes hacer en tu hogar para evitar que el consumo se dispare y repercuta en el gasto mensual. Desde reformas importantes que revalorizarán tu casa hasta tareas que solo te llevarán unos minutos, te sorprenderás de todo lo que puedes conseguir con estos consejos. Apúntalos: en la próxima factura… ¡notarás la diferencia!

1. Cambia las viejas ventanas por unas más aislantes

Las ventanas son el punto del hogar por donde más frío entra (y más calor se escapa). Si en tu casa hay calefacción eléctrica, cambiar las viejas ventanas de cristal simple por unas de mejor calidad es la mejor medida para conseguir ahorrar en la factura de la luz mensual. Según el IDAE (Instituto para la Diversificación de la Energía), sustituir las ventanas por otras de doble acristalamiento con vidrio bajo emisivo y perfilería aislante puede suponer un ahorro en calefacción de hasta un 70%.

Cuando las ventanas tienen perfiles de buena calidad (de aluminio con Rotura de Puente Térmico/RPT o de PVC), puede ser suficiente con cambiar el acristalamiento por uno de doble vidrio con cámara de aire. Fíjate en la numeración: estos acristalamientos llevan una referencia formada por tres cifras. Por ejemplo, una ventana de tipo 6/12/6 indica que lleva dos vidrios de 6 mm de espesor separados por una cámara de aire de 12 mm. A mayor espesor, más aislamiento aportarán las ventanas (y más ahorrarás). Ten en cuenta también el tipo de apertura: las ventanas más aislantes son las abatibles y oscilobatientes, y las menos, las correderas.

2. En la cocina, apuesta por electrodomésticos eficientes

Además de la calefacción, los mayores “culpables” del gasto en electricidad de una casa son los electrodomésticos. Y si no tienes calefacción eléctrica, se convierten en los principales responsables del consumo. En este caso, la mejor forma de ahorrar en la factura de la luz es utilizar electrodomésticos eficientes.

¿Cómo saber cuáles son? Muy sencillo: a través de la etiqueta de eficiencia energética. Los más eficientes son los de clase A+++ o A++ (dependiendo del aparato). Estos electrodomésticos incluyen tecnología sostenible que genera un fuerte ahorro energético. Es verdad que son algo más costosos, pero no lo dudes: amortizarás la inversión en poco tiempo.

¿Sabías que el frigorífico es el electrodoméstico que más electricidad consume de la casa? Permanece conectado y funcionando los 365 días del año, 24 horas al día. Para ahorrar en la factura de la luz es fundamental limpiarlo de forma regular y verificar que funciona bien. También conviene vaciarlo y desenchufarlo cuando nos vamos de vacaciones.

Pero lo más inteligente es cambiar el viejo frigorífico por uno eficiente de clase A+++: según la web Etiquetaenergetica.com, este cambio puede suponer un ahorro de electricidad anual de entre 23 y 34 euros. Y si además eliges electrodomésticos inteligentes, llevarás a tu cocina todo el confort de la última tecnología. ¡Te sorprenderás!

3. Adiós a las bombillas: ¡bienvenidos, LEDs!

Las bombillas incandescentes, esas que nos vienen acompañando e iluminan nuestros hogares desde hace más de un siglo, tienen los días contados. Su consumo eléctrico es altísimo, ya que de la electricidad que usan la mayor parte se convierte en calor. Solo un pequeño porcentaje se vuelve luz… Las bombillas halógenas, también están en vías de desaparición. Desde hace unos años, los dispositivos LED han logrado que el consumo eléctrico descienda en las casas y las ciudades.

Colocar bombillas LED en las lámparas de la casa te ayudará a ahorrar en la factura de la luz. Además, también estarás haciendo un favor al medioambiente: es importante hacer un buen uso de los recursos energéticos del planeta y reducir las emisiones de CO2, algo a lo que ayudan mucho las bombillas LED. Y en cuanto al ahorro energético en el hogar, toma nota: cambiar una bombilla halógena por una bombilla LED puede suponer un ahorro anual de unos 14 euros. Si lo multiplicas por 10 bombillas… ¡Ahorrarás más de 150 euros al año!

4. Coloca sensores y temporizadores

Cuando eras pequeño, seguro que tus padres te recordaban constantemente que apagaras las luces. Tener encendidas las lámparas de la casa cuando no es necesario puede hacer subir el consumo eléctrico de forma sustancial. Pero aún más importante es el gasto que supone la calefacción… Imagínate que la pones en marcha por la mañana y luego te vas a trabajar. Si estás fuera todo el día, consumirás muchísima energía que no te servirá de nada. Por eso, instalar temporizadores y sensores inteligentes en nuestros sistemas de iluminación y calefacción puede marcar la diferencia.

Los sensores de luz son muy interesantes para las zonas de paso: entradas, pasillos, garajes… Son lámparas que se activan con la presencia y se apagan transcurrido un tiempo. Si además añades un termostato y un programador a tu calefacción, podrás ajustar la temperatura para moderar el consumo y ahorrar en la factura de la luz.

La temperatura recomendada es de 20-21 grados durante el día y 18 grados por la noche: a partir de estos niveles, el gasto empieza a subir… También hay sistemas domóticos que puedes conectar a tu teléfono móvil, tablet u ordenador para poder programar u ordenar el encendido de la calefacción a distancia; por ejemplo, cuando vuelves del trabajo o cuando llegas a casa de vacaciones. ¡Tu casa te esperará calentita y con los brazos abiertos!

5. Invierte en un sistema de calefacción adecuado para tu casa

Si la factura eléctrica de tu casa es desorbitada y crees que estás pagando más de lo que deberías, estos consejos pueden ayudarte a ahorrar en la factura de la luz. Pero hay algo más que tienes que preguntarte: ¿estás usando el sistema de calefacción adecuado? Muchas veces merece la pena invertir en uno más eficiente. Por ejemplo, si tienes calefacción eléctrica puede ser interesante que cambies los radiadores por un sistema de suelo radiante.

Además de ser más sostenible y confortable, también ayuda a ahorrar electricidad: concretamente, hasta un 30% según apunta Hogarmanía.com. Con este sistema no solo lograrás ahorrar en la factura de la luz, sino que ganarás en confort y salud.

Con estos 5 cambios en tu hogar para ahorrar en la factura de la luz puedes llegar a reducir tu gasto hasta 300 euros anuales, ¡o incluso más! Tenlo en cuenta: tu bolsillo y el medioambiente te lo agradecerán.

*Todos los precios relacionados con proyectos de reformas incluidos en este artículo se han sacado de Fixr.es. Fixr proporciona guías de precios para cientos de proyectos de reformas, instalación y reparación. Si vas a realizar reformas en tu casa y necesitas informarte sobre algún proyecto en concreto, echa un vistazo a sus Guías de Precios.

Las publicaciones contenidas en Entucasa, el Blog de Hipotecas.com, tratan temas de actualidad que pretenden ser de utilidad para nuestros lectores. No obstante, es posible que algunos de los post menos recientes contengan información no actualizada, por ello es necesario que compruebes siempre la fecha de publicación del post.

Artículos relacionados